22 de diciembre de 2011

Feliz Navidad.

Vamos a dejar a un lado los pensamientos de que todo es puro consumismo, las luces, las canciones, los anuncios… quieren incitarte a ello. O que su origen proviene del cristianismo.
Aquí hasta el más ateo disfruta, disfruta al menos de las vacaciones y del ambiente. El ambiente a felicidad fingida o a tristeza parcialmente olvidada.
De rencuentros, que podrían estar sacados del comienzo de Love Actually.
La ilusión de la lotería, viene cargada de sueños y a los que no nos toca, nos conformamos con el anuncio, aunque sea por la banda sonora de Eduardo Manos Tijeras.
De ver los ojos vidriosos de los niños, deseosos de regalos, de cabalgatas.
También muchos recuerdos, de nuestra infancia en esta época, de la gente que falta y ¡de la que sobra!
El caso es que por unos motivos u otros, doy gracias por estas fechas que nos unen en una conspiración de ilusión, optimismo y amor.

17 de diciembre de 2011

*

Puede que creamos que algo no es verdadero si es fácil, nos ponemos suspicaces cuando obtenemos algo de esa manera.
¿Es necesario que lleguemos a lo mejor que nos puede pasar en nuestras vidas de manera complicada? 

9 de diciembre de 2011

Años gastados.

Llega otro año, y aunque conservemos el recuerdo de los anteriores, el recuerdo está sometido al desgaste que lo va desdibujando, confundiendo, pulverizando hasta convertirlo en olvido, en nada.

14 de noviembre de 2011

Lucha.

Del sufrimiento surgen las almas más fuertes. Los caracteres más sólidos están plagados de cicatrices (K. Gibran)
La competición es una lucha, levántate, mira al frente, echa los hombros hacia atrás, camina con orgullo. 
No llores, no te lamas las heridas, celébralas. Las cicatrices de tu cuerpo son la marca del luchador. Has estado en una pelea de leones, que no hayas ganado no significa que no sepas rugir.

2 de noviembre de 2011

Aloe Blacc + Tanqueray.


Canción de Aloe Blacc: Tonight Downtown

27 de octubre de 2011

Te sigo extrañando.

No sabes como necesito tu voz;
necesito tus miradas
aquellas palabras que siempre me llenaban,
necesito tu paz interior;
necesito la luz de tus labios
¡Ya no puedo seguir así !
Ya no puedo
mi mente no quiere pensar
no puede pensar nada más que en ti.
Necesito la flor de tus manos
aquella paciencia de todos tus actos
con aquella justicia que me inspiras
para lo que siempre fue mi espina
mi fuente de vida se ha secado
con la fuerza del olvido...
me estoy quemando;
aquello que necesito ya lo he encontrado
pero aun, te sigo extrañando. 



Benedetti

14 de octubre de 2011

Otoño


Tengo la misma sensación del final del verano, cuando los días pierden poco a poco más luz, y las tardes desfallecen desde mucho más temprano, y las noches se vuelven largas y tristes, y los besos, antes plácidos y tranquilos, ahora se agitan, se angustian y duelen, porque saben que se acaban, que se consumen.

17 de septiembre de 2011

Optimismo.

Puede que no sea aconsejable ser optimista en los tiempos que corren, puede que debamos aplicarnos el pesimismo a diario. Por qué si no, cómo sales adelante cuando la realidad hace tambalear tus ideales, y tus pilares, la familia, los amigos, el amor... no lo pueden todo como tu esperas. 
¿Es la esperanza una nueva droga que deberíamos dejar? ¿O es lo único que nos mantiene vivos? 
¿Qué hay de dañino en la fe? Nada, el saber que todo puede mejorar es lo que nos mantiene vivos.



1 de agosto de 2011

Verano.


Altas expectativas de un verano, eso es lo que venden. No te venden sólo la cerveza, parece ser que al adquirirla también va acompañada de una banda sonora pegadiza que te acompañará el resto del verano, junto con un eslogan y compañía extraordinariamente atractiva.
Ahí que vas tú y te aficionas a la cerveza, a ver si puede ser que la cosa se vaya tornando y esté cada vez más próximo a lo que te decían.
Total, que tu final está más cerca de hacer eses hasta casa antes que de terminar besándote con alguien tras un atardecer perfecto, navegar con un velero, conocer gente en una fiesta en la playa mientras bailáis alrededor de una hoguera o vivir un verano frenético.
Suerte que yo soy conformista, al menos en esas cosas, así que me contento con salir con mis amigos de siempre, de cervezas, pero sabiendo que en nada se parecerá a aquello.
De banda sonora, cualquiera que al escucharla, inmediatamente, os pongáis a bailar una coreografía en el coche dejando atónitos al personal allá por donde paséis.
Y es que mi verano es aroma a jazmín y galán. Es tumbarme en la cama, cerrar los ojos y escuchar ese CD de Adele que tanto me relaja. Es quedar con mis amigos y descubrir que tras un verano y casi el resto del año viéndonos, aún quedan cosas por hablar. Es leer algo más que lo puramente académico, con tiempo, saboreando.
Y como soy conformista no los denuncio por publicidad engañosa.
Mediterráneamente.


14 de julio de 2011

Solterona a los 35.

De cañas con mis amigos, empezamos a especular cual de todos nosotros se casaría antes. Yo no me pienso casar, dijo más de uno; bueno pareja estable entonces, para cortar la discusión.
Cada uno hizo su particular lista mentalmente, y uno de ellos muy seguro de lo que iba a decir a continuación dijo: Clara será la típica que con 35 años será soltera y escribirá sobre los desamores. Sucesión de miradas.
Y es curioso, porque justo al día siguiente, mi amiga Carmen que no conoce a ninguno de los de la noche anterior me explicaba que siempre había planificado su vida (como si eso se pudiera hacer) teniendo su primer hijo antes de los 30, pero con todo lo que tenía que hacer antes no le daba tiempo a cumplir sus expectativas.
Terminamos la carrera, encuentras un trabajo estable, y luego lo más importante, encontrar la persona, que muchos daban por hecho la noche anterior.
Empecé a pensar, que hay personas que encuentran fácilmente a alguien, mujeres/hombres liana los llamo yo, no sueltan a uno hasta que tienen a otro. Quizás hay personas que no están hechas para estar solas y el tener pareja les da seguridad; y puede que a otras les sea más complicado, por no ser tan conformistas o por ser más especiales, menos comunes.
¿Existe gente que quiera estar sola toda su vida?
¡Quién diría que tenemos veinte años! Vivimos el presente, nos inquieta el futuro.

11 de julio de 2011

Muros.

Todo se reduce a unos muros, el que debo saltar para acabar el curso, la carrera, las dificultades... y el que te separa de la gente, el más importante.
Levantas un muro que te separe del resto del mundo, todo se reduce a ellos, unos muros que levantas con arena rogando que nadie los salte.
Y en algún momento, piensas que los muros no mantienen a los demás fuera, sino a ti dentro. La vida es un caos, puedes pasarte la vida levantando muros o puedes vivirla saltándolos.
Tras varias decepciones con algunas personas, lo único que sé, es que si definitivamente te aventuras a saltar, hay gente maravillosa que no para de sorprenderte.

21 de junio de 2011

Cada hora, cada minuto.

Pienso en el amor más de lo que debería, me admira constantemente su abrumador poder de alterar y definir nuestras vidas.

7 de junio de 2011

Daydreamer.

Y en este, mi mundo actual de desasosiego, en el que la tranquilidad desaparece de mi vida poco a poco, sólo vuelve de nuevo cuando estoy en casa. En ese sitio del que estaba deseando salir hace unos años, ser independiente, conocer gente y lugares nuevos, crear tu propia vida, solía decir.
Escucho en el Ipod, una de esas listas tituladas tranquilas/tristes, ¡hay que ser masoquista!. Ahora estoy en el tren, con la mirada pérdida pero fija en la ventana, y sólo veo una manta de olivos allá por dónde miro y las gotas de lluvia que se escurren por el cristal.
Y ese tren, no sólo te lleva al destino elegido, a mi en particular, a casa, pura tranquilidad.

2 de junio de 2011

Llévame a la luna.

Estoy de exámenes, así que no actualizaré hasta que no esté un poco más tranquila, ahora mismo tengo cuatro trabajos que entregar, ocho exámenes y por favor, algo de vida social!

28 de mayo de 2011

Renacer.

27 de Mayo. Cumplo veinte años.
Este año supongo que ha sido de los peores de mi corta vida, se puede notar en todo lo que he escrito, el pesimismo se adueña de la mayoría de todas sus lineas, y un día sales dispuesta a comerte el mundo, y otro día el mundo te come a ti. Se nota la inseguridad, la desconformidad y la desilusión. 
He podido llegar a sentirme la persona más insignificante del mundo, he llegado a adaptar mi personalidad a los demás sólo por comodidad, esa que dicen que vas confeccionando con los años y en tan sólo uno he organizado un desbarajuste en ella que va a necesitar tiempo para recomponerse de nuevo.
Y yo que tan orgullosa estaba de ella, la paseaba con una satisfacción admirable, ahora disimula y apenas se deja ver.
Veinte años. Siempre digo, en mí no tengo nada extraordinario, no soy extremadamente guapa, ni extremadamente inteligente, no se me da bien la música, y no he destacado ni en estudios ni en deporte; al menos, no lo suficiente para presumir de ninguno de ellos. 
Pero siempre he presumido de dos cosas: la primera, una familia codiciable. Y unos excelentes  amigos, de los de toda la vida, de los que se separan por un tiempo, y su amistad no se debilita, al revés, se fortalece.
Y otras amigas, recientes, pero imprescindibles en mi vida.
Este año no tengo mucho que celebrar, únicamente los buenos momentos pasados y los buenos momentos futuros, lo que aún están por llegar.


El ave fénix, arde entre las llamas, muere y renace eternamente, de entre las cenizas.

25 de mayo de 2011

Augurio.

Hace dos meses escribí un augurio de lo que actualmente está pasando en España, lo titulé A los jóvenes adormecidos (lo podéis ver aquí: http://douceeuphorie.blogspot.com/2011/03/los-jovenes-adormecidos.html).
Voy a dudar de mis dotes de profetisa y voy a pensar que esto era algo que tarde o temprano iba a ocurrir, dependiendo de la paciencia y aguante de la mayoría. 
Hace dos días llamé a mi padre para decirle que iba a pasar la tarde en la acampada de Granada, después de la conversación me dijo: "Sabía yo que al final acababas en algún tinglado así". Me recordó que cuando era pequeña viendo por televisión un vídeo de unos policías pegando a unos manifestantes, le contesté: "Ojalá cuando sea mayor pase algo y tenga que salir a manifestarme, me imagino corriendo delante de la policía".
El comentario no se si se debe porque quería ser activista mientras otras querían ser profesoras, por formar parte de un suceso importante con los que aburrir a los pequeños o por el simple hecho de la euforia del momento.
El caso es que lo que escribí hace justo dos meses parece ser el previo a todo lo que estamos viviendo desde el 15 de Mayo. ¿Servirá? Está por determinar, pero puede que al igual que yo estoy estudiando ahora mismo la Revolución del 68, dentro de unos años se estudie la Revolución del 2011.
Me despido con José Saramago: "Es hora de aullar, porque si nos dejamos llevar por los poderes que nos gobiernan, y no hacemos nada por contrarrestarlos, se puede decir que nos merecemos lo que tenemos."


http://xn--antoniomuozmolina-nxb.es/2011/05/hora-de-despertar/  Sencillamente, buenísimo.

23 de mayo de 2011

Bendita ignorancia.

Pocas personas saben que todos tenemos un punto ciego en la vista, cuando eres pequeño ese punto puede ser la inocencia.
En esa etapa en la que los mayores te hacen de lazarillo y te van guiando, y tú con una confianza plena en ellos, los sigues.
Luego te preparan para el mundo, sales a él, vas tomando tu propio camino y tus propias decisiones.
Y cuando por fin tienes toda la libertad y toda la responsabilidad que querías, te das cuenta que el mundo de adultos que tanto interés despertaba en ti, deja mucho que desear y te acuerdas de esa bendita ignorancia que te hacía soñar y que ahora sabes que algunas de esas ilusiones jamás se harán realidad.

18 de mayo de 2011

Nubes negras.

Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas.

15 de mayo de 2011

Belleza real.

¿En qué momento se unió la sociedad y decidió que ahora solo se llevarían las jirafas demacradas?
Perdonad mi actitud agresiva pero no sé cuando se empezó a cambiar el canon de belleza por el que tenemos ahora.
Supongo que hay que tener una personalidad fuerte y una autoestima muy alta para que al terminar de leer una de estas revistas tipo Glamour, Elle, Vogue… no empieces con una dieta digna para acabar como la mayoría de las que salen en sus páginas, que tiemble Kate Moss.
Porque si, a todas nos gustaría tener el pelo de Jennifer Aniston o  Gisele Bundchen, la cara de Megan Fox y las piernas infinitas de Adriana Karembeu, de sueños de papel viven algunos.
Sueña si quieres, pero sólo tienes un cuerpo, lo puedes mejorar pero no cambiarlo de una forma tan drástica.
Decía mi querido José Saramago “Todos me dicen que me debo cuidar más, hacer deporte, pero aún no he escuchado decirle a un deportista o a un modelo que lea más”
Llega la época del destape y con esto del cambio climático te quitas el abrigo y las botas, y a la siguiente semana ya estás luciendo blanco nuclear con tirantes y sandalias.
Y llegan las prisas, las dietas milagro y demás artimañas.
Hace unos días descubrí que una amiga estaba en uno de esos momentos, le dije ¿Qué quieres adelgazar? Ponte unas zapatillas de deporte y corre, como si tu vida dependiera de ello.
¿Quieres ver mujeres reales? Entonces no abras ni una de las revistas que he nombrado, sal a la calle y mira, mujeres seguras de sí mismas, con un paso tan firme merecedor de las mejores pasarelas.

8 de mayo de 2011

Intenciones.

En la vida solo hay una cosa segura, aparte de la muerte y las dificultades. No importa lo mucho que lo intentes, no importa lo buenas que sean tus intenciones: vas a cometer errores, vas a hacer daño a la gente, van a hacerte daño y si quieres recuperarte sólo hay una cosa que puedes decir, perdón.
Sin el perdón nunca se ajustan las cuentas, las viejas heridas nunca se curan, y lo máximo que podemos esperar es que un día tengamos la suerte de poder olvidar.

30 de abril de 2011

No estoy perdida, solo estoy divagando.


Adele, Adele... la descubrió mi hermano, el enamoramiento por su voz me lo atribuyo a mi.


Llega un momento en la vida en el que oficialmente, eres adulto. De repente ya eres mayor para votar, beber y tomar parte en actividades de adultos. 
La gente espera que seas responsable, serio. ¿Pero acaso maduramos de verdad? Algunos esperan que al cumplir los 18 notemos un cambio, controlemos nuestras emociones, nos adaptemos a cualquier situación de una manera serena. Crecemos, envejecemos...
Pero la mayoría de veces, seguimos teniendo los mismos problemas que cuando teníamos 15 años, no importa cuánto crezcamos, o cuánto envejezcamos, siempre estamos tropezando. 
Cuando eres pequeña, la noche da miedo porque se esconden monstruos bajo la cama, aparecen sombras.
Cuando te haces mayor, los monstruos son diferentes. Falta de confianza en uno mismo, soledad, arrepentimiento, inseguridad; y aunque seas mayor y más sabio, te sigue dando miedo la noche.
Dormir. Es lo más fácil de hacer, pero para muchos, dormir parece estar fuera de su alcance.
Pero una vez que nos enfrentamos a nuestros miedos y nos entregamos a los demás, la noche no da tanto miedo porque nos damos cuenta de que no estamos completamente solos en la oscuridad.


  Eternamente… jóvenes.

25 de abril de 2011

Heridas

He visto como unos dedos largos y helados acariciaban lentamente mi pecho, he sentido su beso de escarcha y el vacío que iba dejando mientras me recorría.
He respondido bien, aunque estaba muriéndome por dentro, maldito orgullo.
He notado heridas en sitios recónditos, heridas que a veces no se curan, de esas que nos acompañan a todas partes. Me han dolido sitios que ni siquiera sabía que tenía dentro de mí.
Y mientras tanto, sin saber cuánto durará esto, llegará el momento en el que volveré a recomponerme y esas heridas tal vez se vuelvan cicatrices.



6 de abril de 2011

Respuesta fugaz

Desde el momento en que nos despertamos por la mañana hasta el momento en que nuestra cabeza se posa en la almohada por la noche, nuestra vida está llena de preguntas. La mayoría son fáciles de responder y se olvidan enseguida, pero otras preguntas son mucho más difíciles de hacer porque tenemos miedo a la respuesta...  ¿Y qué pasa cuando nos hacemos esa pregunta tan difícil y obtenemos la respuesta que esperábamos? Bueno, entonces es cuando empieza la felicidad.
Y cuando ya tienes todas las respuestas a tus preguntas llega el universo y te cambia de preguntas.



27 de marzo de 2011

Desconocido

Querida amiga, me preguntaste por el amor, lo que era y lo que esperaba de él.
No supe contestarte, pensé muchísimo y por eso el motivo de la carta.
Podrás preguntárselo a muchas personas, algunas te dirán la definición exacta sacada de un diccionario, otros algunos versos del mismísimo Shakespeare, quizá la letra de alguna canción, tal vez te den la lista de las mejores películas de amor donde puedas ver un espejismo de ello… ¡Dios sabe!, pero pocos de verdad te dirán que es un sentimiento que apenas se puede explicar hasta que lo vives.
Cuando la lógica se queda a un lado, cuando esa pasión es tan fuerte que es capaz de derribar las murallas que hemos levantado para proteger nuestro corazón, la felicidad que te invade cuando despiertas a su lado y te sientes la persona más afortunada.
Pensamos mucho en el amor, nos gusta el poder que tiene de cambiarlo todo y la forma en la que nos define.
A veces hay personas que buscan el amor, la idealización irreal del amor, quieren vivir eso que imaginan o creen que es el amor.
Los amores de verano, cuando tienes la misma sensación del final de la estación, cuando los días pierden poco a poco más luz, y las tardes desfallecen desde mucho más temprano, y las noches se vuelven largas y tristes, y los besos, antes plácidos y tranquilos, ahora se agitan, se angustian y duelen, porque saben que se acaban, que se consumen.
¿Qué es el amor? Pocos lo saben de verdad y la mayoría dicen que no pueden explicarlo ni con todas las palabras del mundo, que cada persona lo siente a su manera, solo lo sabrás cuando lo sientas.
Y yo, aún no lo he sentido.

24 de marzo de 2011

A los jóvenes adormecidos.

Esta entrada es diferente a todas las demás, todas hablan de relaciones, amistad, futuro... cosas banales. Llevo dos años estudiando Políticas y nunca he escrito algo relacionado con ello, ni una crítica social, nada. Tal vez sea porque es un tema que no le gusta a todo el mundo, no interesa a todos.
Un día me dijo un profesor que cuando era joven, no sabía si por tantos años reprimiéndose, aprovechaba cualquier situación para echarse a la calle, revelarse y quejarse. Y que nosotros, los jóvenes de ahora, estábamos adormecidos. No le voy a quitar la razón, la mayoría son conformistas, pasivos, sin metas y no piensan en un futuro mejor. Me excluyo de ese grupo, con vuestro permiso.
Nos hizo pensar si nosotros, al igual que los jóvenes del mundo árabe que fueron los principales impulsores de las protestas, haríamos lo mismo en su situación. Contagiar a toda la sociedad, sin pensar ni edad ni situación económica, las ganas de revolución, de cambio.
Forzar la dimisión de un presidente que llevaba casi 30 años en el poder, (en el caso de Mubarak en Egipto o Ben Alí en Túnez) tan solo 18 días de protestas después. Por fin, una red social servía para algo más que el cortejo versión siglo XXI y alguna que otra amistad fingida, utilizándose como canal para organizar las revueltas.
El caso de Libia es diferente, parecía que iba a suceder un nuevo derrocamiento popular como en sus países vecinos, pero no tuvieron en cuenta que en las demás protestas el ejército no intervino, se mantuvo al margen y que en Libia, Gadafi y el ejército están en el mismo bando. Como siempre, la tediosa y lenta ONU decidió tomar cartas en el asunto, pero en ninguno de sus objetivos sobre la intervención en Libia plantea la destitución de Gafafi, lo que creo que puede ser un impedimento ante cualquier solución para los problemas del país.
Lo venidero de Libia no se sabe aún, pero mientras, muerte, hambre y miedo en sus calles.
¿Qué pasaría en España con una situación similar? Los jóvenes esperaríamos un tweet de Bisbal.

21 de marzo de 2011

Devenir

Cuando llegó el tiempo, marcado por el destino, de que los seres mortales comenzaran su peregrinaje por la existencia, los dioses encargaron a Epimeteo que fuese repartiendo las cualidades y virtudes entre todas las especies de forma que les sirvieran para evitar su anquilosamiento; y así a unos les dio la fuerza, a otros la astucia y mientras a uno le concedía la agilidad, al otro le dio la resistencia.
Pero Prometeo, que era el supervisor de la operación, se dio cuenta de que al llegar al hombre ya no quedaban facultades para repartir y en esa situación éste resultaba el más indefenso de los mortales.
Dejándolo indefenso y lleno de inseguridades en su peregrinaje por la vida.
Inseguridades.


17 de marzo de 2011

Temerarios

Temerarios. Los que quieren con esa vehemencia, con esa intensidad, porque ahí está el límite entre la locura y la cordura, en esa línea tan estrecha que si uno da un mal paso cae por un precipicio de desasosiego.

15 de marzo de 2011

Pecados capitales

Hay siete pecados capitales: lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia.
Sexo, glotonería, ambición, apatía, celos, arrogancia, vanidad… todos hemos sentido alguno de ellos, tal vez todos.
La ira es un sentimiento incontrolable del odio. La diferencia de los demás pecados respecto a la ira es que con lo demás te haces daño a ti mismo, pero la ira, la ira arrasa allá por donde va.
Ira, no la tenemos en cuenta porque pensamos que podemos controlarla. 
Es la madre de todos los comportamientos destructivos.
Si la vida ya es dura de por sí, porque tenemos la necesidad de meternos en más líos y pulsar nuestro botón de destrucción. Puede que nos guste el dolor, quizá nazcamos con él porque sin él, quizá no nos sentiríamos reales. ¿Por qué siempre tropezamos con la misma piedra? Porque cuando nos damos cuenta de nuestro error nos sentimos bien.

14 de marzo de 2011

Una gota de limón.

"A veces se quedaba embelesada con una gota de lluvia que resbalaba por la ventana y dejaba con la palabra en la boca a quienquiera que esté confiándole media vida delante de un café. Tiene un imán para los desconsuelos, tal vez porque habla poco y calla mucho, y ahí, entre silencio y silencio, uno cree que escucha cuando en realidad sólo ve caer la lluvia al otro lado de la ventana"


Estas son unas líneas del libro que me estoy leyendo Agua del Limonero de Mamen Sánchez. 
Últimamente estoy devorando libros, la semana pasada leí El tiempo entre costuras de María Dueñas, fue un éxito en 2010, y no me extraña, me enganchó desde la primera página.
En medio de tanta lectura, me he puesto a absorber libros de arte, poemas de Neruda, he decidido aprender inglés que no es lo mío y esta mañana mismo he solicitado un puesto en la escuela de idiomas.
Cambios, eso es lo que quería y lo que poco a poco voy haciendo, estaba cansada de siempre lo mismo y la misma rutina cuando son pocas cosas las que me atan. 
Decía Albert Einstein: Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo. Lo intento.
Parece que el buen tiempo que nos iba acompañando nos abandona, yo esperaré con anhelo el buen tiempo y el sol. 
Me despido con esta foto de mi viaje en febrero a Roma, atardecer en Plaza de España, precioso.



10 de marzo de 2011

LONDON

El año pasado fui con mis amigos a Inglaterra, la tierra de los Beatles, J.K Rowling, William Shakespeare, Queen, Rolling Stone, Hitchcock e Isabel II, entre otros personajes distinguidos. 
Jamás se me olvidara la sensación de frío y lluvia calando hasta en los huesos, supongo que esto pasa por ser del sur, no estoy muy acostumbrada.
El primer viaje con tus amigos, sin padres, buscarlo todo por tu cuenta, en el extranjero, es otra forma de hacer las cosas. Eso y las moquetas, que pasión por ellas ¡dios mio!


Y allí estábamos, vimos el Big Ben, Trafalgar Square, la Catedral de San Pablo, Piccadilly Circus, Chinatown, Soho, Camden, Hyde Park, Portobello y mil sitios más, que para haber estado unos tres o cuatro días dieron para muchísimo. 




Me encantaría volver a Londres, se lo prometí a dos amigos, Carolina, que se enamoró del recepcionista del hotel y Eu que no pudo ir.
Good Night! :)

24 de enero de 2011

El beso.

Todos esperamos un beso, de los que pasan a la historia, de los que aunque otra persona esté ahora en tu cabeza y en tu corazón, lo sigas recordando. Besos de infancia, de juventud, de los de para toda la vida.
Que haga que te abandones a ti misma, te entregues a esa persona y que el resto desaparezca. Que solo existáis los dos por un momento, que la respiración se corte y que no sepas si el tiempo pasa muy lento o muy deprisa.
El beso, parece simple, muy cotidiano, pero si canciones, cuadros, personas… se han hecho famosas por el simple hecho hacerlo, debe ser importante.
Ni el marine ni la enfermera que se darían aquel al terminar la Segunda Guerra Mundial podrían llegar a imaginar lo que significaría para el resto del mundo ese beso.

16 de enero de 2011

Año nuevo, mentiras nuevas

Perder peso, dejar de fumar, salir menos, encontrar pareja, ir al gimnasio…
No, esto no es el principio de El Diario de Bridget Jones es el comienzo del año.
Enero y sus (nunca realizados) propósitos de año nuevo.
Es duro resistir la oportunidad de un nuevo comienzo, una oportunidad de dejar los problemas del último año en pasado y seguir adelante.
Me puse a pensar en si el ansia de cambiar nuestra vida era porque los seres humanos nacemos inconformistas y siempre queremos más o si tal vez pecamos de eso; tal vez deberíamos conformarnos ser felices con lo que tenemos, con lo que somos y no esperar más.
Aunque eso puede hacer que nos resignemos y no tengamos el anhelo de cambiar y que todo sea distinto a como es. No creo que ninguno se conforme con su vida tal y como es.
A veces solo necesitamos pensar que todo cambiará.
¿Quién puede determinar cuándo termina lo viejo y empieza lo nuevo? No es un día exacto del calendario, ni un cumpleaños, ni el año nuevo. Es un suceso, grande o pequeño, algo que nos cambia. Lo ideal, sería que nos diera esperanza para una nueva  forma de vivir y ver el mundo. Dejar que se vayan los viejos hábitos, viejos recuerdos… Lo importante es que nunca dejemos de pensar que podemos tener un nuevo comienzo. Pero también es importante recordar que entre toda la mierda hay algunas cosas que realmente vale la pena mantener.

La tribu

¿Recuerdas cuando eras pequeño? Creías en cuentos de hadas, los reyes magos, papa Noel y el ratoncito Pérez.
Fantaseabas sobre cómo sería la vida, te echabas sobre la cama y te abandonabas en tus sueños.
Los sueños parecían tan reales, estaban tan cerca que los podías saborear, pero crecemos y un día abres los ojos y todos esos sueños han desaparecido.
A veces recuerdas las navidades de tu infancia, cuando la esperanza, los sueños, la fe… estaban tan implicados en tu vida que no te imaginabas otra manera de vivir que la que tu concebías; que diferentes son las navidades con el paso de los años…
Hace 40 años, los Beatles preguntaron de dónde provenía tanta gente sola.                                    
Es una contradicción pensar que durante las fiestas que se aproximan donde la familia se reúne y estás rodeado de gente, los expertos piensen que esa unidad familiar sea el motivo por la que las depresiones aumentan y a su vez los números de suicidios disminuyan.
Un proverbio dice que no puedes escoger a tu familia, aceptas lo que te ha deparado el destino y te guste o no, lo quieras o no, lo entiendas o no, la aceptas; pero hay una corriente de pensamiento que afirma que la familia en la que naces solo es un punto de partida, te preparan para el mundo que hay fuera de sus paredes hasta que estás listo para salir y encontrar tu propia familia.

Cambios

Decía John Lennon “La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes”.
Pasamos la vida preocupándonos por el futuro, planeándolo, intentando predecirlo y averiguar cómo será. Si será como lo teníamos pensando.
Desde el día en el que decidimos lo que queremos ser y hacer en nuestro futuro, nos llenamos de esperanza. Esperanzas de los caminos que nos abriremos para llegar a donde tenemos planeado…
Esperanzas de quién seremos, adónde iremos.
Y entonces llega el momento en el que nos encontramos ahí, justo donde queríamos estar.
Y nos sentimos un poco engañados cuando no damos con nuestras esperanzas. Pero a veces, nuestras esperanzas nos desestiman.
El futuro cambia constantemente, el futuro es el hogar de nuestros miedos y de nuestras esperanzas. Pero algo es seguro, cuando por fin se revela el futuro nunca es como lo imaginábamos.  
A veces lo esperado se queda en nada en comparación con lo inesperado. Tienes que preguntarte por qué nos aferramos a nuestras esperanzas… porque lo esperado es lo que nos mantiene firmes, derechos, estables e inmóviles.
Lo esperado solamente es el comienzo. Lo inesperado, lo no planeado… es lo que cambia nuestras vidas.