27 de marzo de 2011

Desconocido

Querida amiga, me preguntaste por el amor, lo que era y lo que esperaba de él.
No supe contestarte, pensé muchísimo y por eso el motivo de la carta.
Podrás preguntárselo a muchas personas, algunas te dirán la definición exacta sacada de un diccionario, otros algunos versos del mismísimo Shakespeare, quizá la letra de alguna canción, tal vez te den la lista de las mejores películas de amor donde puedas ver un espejismo de ello… ¡Dios sabe!, pero pocos de verdad te dirán que es un sentimiento que apenas se puede explicar hasta que lo vives.
Cuando la lógica se queda a un lado, cuando esa pasión es tan fuerte que es capaz de derribar las murallas que hemos levantado para proteger nuestro corazón, la felicidad que te invade cuando despiertas a su lado y te sientes la persona más afortunada.
Pensamos mucho en el amor, nos gusta el poder que tiene de cambiarlo todo y la forma en la que nos define.
A veces hay personas que buscan el amor, la idealización irreal del amor, quieren vivir eso que imaginan o creen que es el amor.
Los amores de verano, cuando tienes la misma sensación del final de la estación, cuando los días pierden poco a poco más luz, y las tardes desfallecen desde mucho más temprano, y las noches se vuelven largas y tristes, y los besos, antes plácidos y tranquilos, ahora se agitan, se angustian y duelen, porque saben que se acaban, que se consumen.
¿Qué es el amor? Pocos lo saben de verdad y la mayoría dicen que no pueden explicarlo ni con todas las palabras del mundo, que cada persona lo siente a su manera, solo lo sabrás cuando lo sientas.
Y yo, aún no lo he sentido.

24 de marzo de 2011

A los jóvenes adormecidos.

Esta entrada es diferente a todas las demás, todas hablan de relaciones, amistad, futuro... cosas banales. Llevo dos años estudiando Políticas y nunca he escrito algo relacionado con ello, ni una crítica social, nada. Tal vez sea porque es un tema que no le gusta a todo el mundo, no interesa a todos.
Un día me dijo un profesor que cuando era joven, no sabía si por tantos años reprimiéndose, aprovechaba cualquier situación para echarse a la calle, revelarse y quejarse. Y que nosotros, los jóvenes de ahora, estábamos adormecidos. No le voy a quitar la razón, la mayoría son conformistas, pasivos, sin metas y no piensan en un futuro mejor. Me excluyo de ese grupo, con vuestro permiso.
Nos hizo pensar si nosotros, al igual que los jóvenes del mundo árabe que fueron los principales impulsores de las protestas, haríamos lo mismo en su situación. Contagiar a toda la sociedad, sin pensar ni edad ni situación económica, las ganas de revolución, de cambio.
Forzar la dimisión de un presidente que llevaba casi 30 años en el poder, (en el caso de Mubarak en Egipto o Ben Alí en Túnez) tan solo 18 días de protestas después. Por fin, una red social servía para algo más que el cortejo versión siglo XXI y alguna que otra amistad fingida, utilizándose como canal para organizar las revueltas.
El caso de Libia es diferente, parecía que iba a suceder un nuevo derrocamiento popular como en sus países vecinos, pero no tuvieron en cuenta que en las demás protestas el ejército no intervino, se mantuvo al margen y que en Libia, Gadafi y el ejército están en el mismo bando. Como siempre, la tediosa y lenta ONU decidió tomar cartas en el asunto, pero en ninguno de sus objetivos sobre la intervención en Libia plantea la destitución de Gafafi, lo que creo que puede ser un impedimento ante cualquier solución para los problemas del país.
Lo venidero de Libia no se sabe aún, pero mientras, muerte, hambre y miedo en sus calles.
¿Qué pasaría en España con una situación similar? Los jóvenes esperaríamos un tweet de Bisbal.

21 de marzo de 2011

Devenir

Cuando llegó el tiempo, marcado por el destino, de que los seres mortales comenzaran su peregrinaje por la existencia, los dioses encargaron a Epimeteo que fuese repartiendo las cualidades y virtudes entre todas las especies de forma que les sirvieran para evitar su anquilosamiento; y así a unos les dio la fuerza, a otros la astucia y mientras a uno le concedía la agilidad, al otro le dio la resistencia.
Pero Prometeo, que era el supervisor de la operación, se dio cuenta de que al llegar al hombre ya no quedaban facultades para repartir y en esa situación éste resultaba el más indefenso de los mortales.
Dejándolo indefenso y lleno de inseguridades en su peregrinaje por la vida.
Inseguridades.


17 de marzo de 2011

Temerarios

Temerarios. Los que quieren con esa vehemencia, con esa intensidad, porque ahí está el límite entre la locura y la cordura, en esa línea tan estrecha que si uno da un mal paso cae por un precipicio de desasosiego.

15 de marzo de 2011

Pecados capitales

Hay siete pecados capitales: lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia.
Sexo, glotonería, ambición, apatía, celos, arrogancia, vanidad… todos hemos sentido alguno de ellos, tal vez todos.
La ira es un sentimiento incontrolable del odio. La diferencia de los demás pecados respecto a la ira es que con lo demás te haces daño a ti mismo, pero la ira, la ira arrasa allá por donde va.
Ira, no la tenemos en cuenta porque pensamos que podemos controlarla. 
Es la madre de todos los comportamientos destructivos.
Si la vida ya es dura de por sí, porque tenemos la necesidad de meternos en más líos y pulsar nuestro botón de destrucción. Puede que nos guste el dolor, quizá nazcamos con él porque sin él, quizá no nos sentiríamos reales. ¿Por qué siempre tropezamos con la misma piedra? Porque cuando nos damos cuenta de nuestro error nos sentimos bien.

14 de marzo de 2011

Una gota de limón.

"A veces se quedaba embelesada con una gota de lluvia que resbalaba por la ventana y dejaba con la palabra en la boca a quienquiera que esté confiándole media vida delante de un café. Tiene un imán para los desconsuelos, tal vez porque habla poco y calla mucho, y ahí, entre silencio y silencio, uno cree que escucha cuando en realidad sólo ve caer la lluvia al otro lado de la ventana"


Estas son unas líneas del libro que me estoy leyendo Agua del Limonero de Mamen Sánchez. 
Últimamente estoy devorando libros, la semana pasada leí El tiempo entre costuras de María Dueñas, fue un éxito en 2010, y no me extraña, me enganchó desde la primera página.
En medio de tanta lectura, me he puesto a absorber libros de arte, poemas de Neruda, he decidido aprender inglés que no es lo mío y esta mañana mismo he solicitado un puesto en la escuela de idiomas.
Cambios, eso es lo que quería y lo que poco a poco voy haciendo, estaba cansada de siempre lo mismo y la misma rutina cuando son pocas cosas las que me atan. 
Decía Albert Einstein: Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo. Lo intento.
Parece que el buen tiempo que nos iba acompañando nos abandona, yo esperaré con anhelo el buen tiempo y el sol. 
Me despido con esta foto de mi viaje en febrero a Roma, atardecer en Plaza de España, precioso.



10 de marzo de 2011

LONDON

El año pasado fui con mis amigos a Inglaterra, la tierra de los Beatles, J.K Rowling, William Shakespeare, Queen, Rolling Stone, Hitchcock e Isabel II, entre otros personajes distinguidos. 
Jamás se me olvidara la sensación de frío y lluvia calando hasta en los huesos, supongo que esto pasa por ser del sur, no estoy muy acostumbrada.
El primer viaje con tus amigos, sin padres, buscarlo todo por tu cuenta, en el extranjero, es otra forma de hacer las cosas. Eso y las moquetas, que pasión por ellas ¡dios mio!


Y allí estábamos, vimos el Big Ben, Trafalgar Square, la Catedral de San Pablo, Piccadilly Circus, Chinatown, Soho, Camden, Hyde Park, Portobello y mil sitios más, que para haber estado unos tres o cuatro días dieron para muchísimo. 




Me encantaría volver a Londres, se lo prometí a dos amigos, Carolina, que se enamoró del recepcionista del hotel y Eu que no pudo ir.
Good Night! :)